Impedir que os obstruyan las cerraduras

Las obstrucciones de cerraduras son los inconvenientes más comunes a los que se tienen que enfrentar los cerrajeros, ya que, las personas esperan a que se atasquen totalmente para llamar a un profesional. Tomad las siguientes recomendaciones para que evitéis las obstrucciones y atascos de vuestras cerraduras, para que os evitéis problemas mayores y dolores de cabeza.

Las obstrucciones de cerraduras se pueden evitar

Las probabilidades de obstrucción aumentan con las cerraduras de poco uso, por lo que tenéis que tener eso en cuenta, tendréis que estar más pendiente de las cerraduras que no uséis para que no os pasen estos problemas, pero eso no implica que vuestra cerradura habitual no os atasque, ya que ninguna cerradura es anti obstrucción o anti atascamiento.

Lubricad las llaves y las cerraduras

Cuando empezáis a experimentar problemas al abrir vuestra puerta, es una razón por la cual va a comenzar a obstruirse, por lo que debéis lubricar la cerradura y las llaves, si hacéis esto, ya no podrán obstruirse y volveréis a meter y a sacar la llave con normalidad y facilidad.

La lubricación es lo más fácil, solo tenéis que coger una brocha pequeña o un pincel, ponedle un poco de lubricante y empieza a echárselo a las cerradura y a la llave, en sus partes que se tocan ambas, debéis meter la llave e ir moviéndola para que el lubricante haga su trabajo con los elementos internos de la cerradura, hay aerosoles que hacen este trabajo, pero tenéis que usarlos con cuidado, ya que podéis dañar vuestra puerta.

Debéis usar parafina

Debéis tener agua caliente primero, meted la llave en agua caliente e inmediatamente después meted la llave en la parafina, cuando esté impregnada de parafina, meted la llave en la cerradura, como la parafina es lubricante, la cerradura debería funcionar con normalidad, ayuda a evitar obstrucciones, e incluso también si tenéis un atasco difícil, la parafina resolverá este percance.

Usad la punta del lápiz

Este método debéis aplicarlo siempre y cuando no tengáis un atasco completo, sino que nada más la obstrucción está en su fase inicial, debéis impregnar los dientes de la llave con la punta del lápiz, en otras palabras, debéis “pintarlos” y debéis introducir dicha llave en la cerradura, el problema debería de solucionarse, por si no lo sabías, la mina del lápiz actúa como lubricante también.

Última opción, bajar la cerradura de vuestra puerta

Os digo que es la última opción, puesto que, si no os queréis arriesgaros a quedar por fuera de la casa si la cerradura se atasca, quitad la cerradura de la puerta. No es recomendable ya que, literalmente, os vais a quedar sin cerradura, es decir, la puerta va a quedar siempre abierta, por lo que cualquier individuo va a poder entrar y salir sin problemas de vuestra casa, y hablamos de los delincuentes, dejándola totalmente vulnerable, por eso es la última opción que podéis hacer por vosotros mismos, si no pensáis más que esta opción, de plano, nunca lo hagáis.

Llamad al cerrajero o la empresa de cerrajería en la que confiáis

Es inevitable en este caso, si no queréis quedarte en la calle por un atasco grave de vuestra cerradura, o si no queréis que os roben por bajar la cerradura por completo y decidisteis dejar la puerta y vuestra casa a merced de todo el mundo, incluso a los ladrones. Si tardáis en mandar a reparar vuestra cerradura, no tardaran en identificaros como blanco fácil, sobre todo si los criminales ven en el vecindario una única puerta que está siempre abierta, o si su “sistema” de seguridad de cierre son un par de alambres.

La solución óptima es que llaméis al cerrajero, este no solo os solucionará el problema, os arreglará la cerradura, os va a traer de nuevo la confianza, la tranquilidad y la paz mental vuestra y la de vuestra familia.

Si hacen un buen diagnóstico, el cerrajero ya irá a vuestra casa con todos los materiales y equipos para dejaros la cerradura reparada y totalmente funcional, hará los cambios de piezas, os limpiará y hará el mantenimiento necesario y problema resuelto, tenéis vuestra cerradura, le pagáis al cerrajero y todos felices, en cambio, si la cosa es que tenéis que reemplazar la cerradura completa, estos profesionales os dirán cuál es la mejor y la que se adapta a vuestras necesidades.

Puede ser que vuestra cerradura es vieja y ya habéis comprado el reemplazo, insistimos en lo mismo: llamad al cerrajero, él os pondrá la nueva cerradura y no os tenéis que preocupar ni en gastos, porque cobra lo justo y tampoco os preocuparéis en vuestra seguridad, es más, si ya hicisteis esta inversión en una cerradura nueva, podréis combinar dos elementos de seguridad, como un cerrajero o una cerradura invisible, tampoco una puerta acorazada estaría mal, ya os pasó una vez, la cerradura se dañó y no pasó a mayores, puede que una segunda vez no ocurra lo mismo.